Elementos imprescindibles en una cocina

Vamos a empezar en este artículo hablando de lo más básico: ¿Que necesitamos tener siempre a mano en la cocina?

No es una respuesta sencilla ya que los utensilios de cocina necesarios pueden variar bastante dependiendo de la persona que vaya a hacer uso de ellos. Para empezar a responder a la pregunta debemos también ser conscientes del espacio que disponemos para almacenar y del uso que les vamos a dar, como es evidente, no tiene las mismas necesidades una persona en un entorno doméstico que un profesional de la hostelería en su entorno de trabajo.

Para una cocina doméstica ésta puede ser la recopilación de utensilios de uso frecuente más adecuada para hacer nuestros primeros pinitos:

  • Cuchillos de cocina:

El cuchillo es el utensilio de cocina imprescindible. Tenemos cuchillos para infinidad de usos (mondadores, deshuesadores, jamoneros, paneros, fileteadores, cocineros, chuleteros,…) desde los más versátiles hasta los utilizados para cortes muy concretos. En una cocina doméstica no debería faltar nunca un cuchillo mondador, también llamado “puntilla”, un cuchillo fileteador para carnes y pescados, un cuchillo cocinero multiusos de tamaño medio y un panero. Los amantes del jamón tampoco solemos dejarnos atrás el cuchillo jamonero.

Un cuchillo que empieza a estar presente cada vez en más cocinas es el santoku, procedente de la cocina asiática, es el accesorio de cocina perfecto para cortar verduras así como para la preparación de carnes y pescados.

Tener un afilador a mano nos va a permitir mantener siempre en perfecto estado nuestros cuchillos y aumentar nuestra seguridad ya que un cuchillo afilado permite un corte limpio y sin esfuerzo.

Fuente de la imágen: Lancaria.com

  • Cacerolas:

Para cocinar los alimentos necesitamos hacernos con una buena batería de cocina, preferiblemente de acero inoxidable. Escatimar el precio en estos utensilios de menaje puede no salir a cuentas ya que son elementos que, siempre que sean de buena calidad, nos van a acompañar durante años. Si estamos amueblando de cero nuestra cocina podemos comprar una batería de cocina de 7 o 8 piezas que suelen traer los elementos más frecuentes que vamos a utilizar (cacerolas de varios tamaños, ollas, cazos,…). Dependiendo del tipo de platos podemos necesitar alguna otra pieza complementaria que podemos adquirir por separado.

  • Sartenes:

Para las sartenes sucede lo mismo que para las cacerolas. Hay infinidad de tipos, tamaños y materiales. Podemos comprar por ejemplo un juego de 3 sartenes: pequeña, mediana y grande (20/24/28cm o 18/22/26cm). Las de acero inoxidable suelen ser un poco más caras pero de mayor calidad que las de aluminio. También tenemos nuevos modelos de aluminio fundido y con recubrimientos antiadherentes de todo tipo desde el clásico teflón hasta los nuevos recubrimientos cerámicos.

  • Pequeños utensilios de cocina:

A mayores de los elementos anteriores debemos tener a mano una pequeña lista de accesorios de cocina imprescindibles: Un juego de espumadera, cacillo, espátula, tenedor y cucharón (de acero inoxidable, madera, nylon o silicona); un exprimidor; unos ralladores (podemos hacernos con un par de ralladores o bien con uno que tenga varias tipos de corte); una buena tabla de cocina (si la vamos a usar con frecuencia mejor que sea amplia y con algo de altura); unas tijeras; una báscula; un pelador; un batidor, un mortero; una jarra de medida y un par de recipientes para hacer mezclas. Me dejos atrás bastantes utensilios (especialmente para repostería) pero creo que estos pueden ser los principales para empezar.

A medida que nos pongamos manos a la obra vamos a ir necesitando otros complementos pero lo mejor será irlos comprando sobre la marcha.

Para esta primera toma de contacto esto es todo. En próximos artículos comentaremos utensilios interesantes menos genéricos y sus aplicaciones prácticas.

Saludos a tod@s.

Rosa.


Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: